Google+ Followers

miércoles, 22 de diciembre de 2010

POEMAS A VIVA VOZ, (C.S.I.C)

Junto  al hermoso fantasma de Rimbaud,
oceánico león, que en la distancia
clava su arañazo de luz,
amo la pesadilla de mi tiempo.

Las flores de mercurio
que en sus sudores queman
los pétalos del alba
sin dejar de llorar entre los números,
relámpagos abstractos,
que tercamente niegan
mi cita con el heno.
Esos rostros de milenaria escarcha,
con sus cabezas tristes dándose contra el cielo.

Persiguen la medida de mi fuerza,
mi amor desesperado
guardián de la locura,
este manto de sal
que tus delirios hiela.

La noche se rebela
como un titán oscuro
condenandome todo
a la muerte más fácil.

Una revolución de lágrimas y dientes,
estrangula y socorre mi herida eternizada.
Yo soy el corazón de esta agonía.


A mi amigo y poeta, FERNANDO CHAVERRI.
ZARAGOZA 1999

viernes, 7 de mayo de 2010

CONFIESO








Me cansé de buscarles coartadas al silencio,
historias a la ausencia de las noches desiertas,
de sentirme culpable de ternuras trenzadas
y de amarte sintiendo las flores del oxígeno
para poder reír, andar, sobrevolar,
la angustia del paisaje, la ciénaga del miedo.

Yo quería las rosas de pétalos amantes,
las rosas y los lirios de nuestro pacto mágico,
y sólo hallé amargura, y la niebla que entraba
por todos los rincones, también al corazón.

Oh locura, locura, locura...
En una primavera, empapada de lluvia,
tuve que decidir, sahumar mis entrañas
o esperar los demonios que matarme querían;
pero antes
medité largamente en mi propio desierto.
"Romero sólo,
sin más oficio, sin otro nombre,
y sin Pueblo, romero, romero, sólo romero".
Recordando la voz de aquél poeta.

Mis manos pasaban temblorosas,
el Manual de Vida de un filósofo,
el Sutra del Diamante me dió luz,
un vestido de paz a mi medida.

El miedo me pisaba mi sombra y mis talones,
me refugié en la casa de un samurái sin nombre
-su casa no era otra que la propia consciencia-,
dejándome al oído el Credo de un guerrero.

Una tarde de mayo,finalmente el dolor
tan sólo te señala el camino a seguir,
solo tomé a mi numen libertario
mis flores y mis libros
y salí de mi cárcel
 sin mirar hacia atrás.


María García Romero.


mayo 2006.

MEMORIA Y SENTIMIENTO







El duende taconea en la penumbra
el aliento de mi soleá.
Me vieste de colores,
alborota
mi pelo entre sus dedos
sin rozarme.
Ilumina la tarde,
los espejos
cansados de la ausencia de mis ojos;
la boca de mi amante atormentado.
Hasta mi sombra huye cuando canta
en mi lengua sus ayes del misterio.

Cómo surgen los montes del olvido
cómo llora la Mar en la guitarra,
cómo, en ese laberinto de calles encaladas
una niña en silencio,
vuelve a leerme el verso de mi infancia.


María García Romero.

IMPOTENCIA







El mastín del dolor
con su hambre canina,
me devora incesante
royéndome los huesos.
Orco fiero, imbatible,
acosador de flores y alegría.

En las crines del aire,
detrás de la paciencia,
en el abrazo inmenso
de mi padre me escondo.
Es inútil, no tengo
ni la pastilla mágica
ni el arte de volverme invisible
o madera de boj.

María García Romero.

miércoles, 28 de abril de 2010

PERRA VIDA

No tengo amor ni hambre
ni siquiera
habito ya tu instinto o tu deseo.
Temo
en esas soledades de ida y vuelta
encontrarme tus versos o mis besos,
que me huyas
como huyen los tordos cuando llegan
las blancas golondrinas del verano.

Solo mi  perro sabe
del aullido silente de una casa vacía.
Mi perro
que a bien tuvo adoptarme
sabiendo -soberbio compañero-,
que tal vez no le viva doce años.

María García Romero.

CÍRCULO MÁGICO


Mar adentro,
los peces nadan en el cielo,
las aves vuelan en el agua.
cada vida se ocupa
de alimentar la vida.
Tú y yo, bañamos ángeles,
aprendemos
de nuevo las palabras más hermosas.
Niños con niños
que nos trepan la nuca,
nos patean
y nos cubren de besos con sabores.

Luz que nos deja
la infinita cifra de su valor
extendida en los brazos.
Corazones de fuego,
que agitan la alegría,
la tristeza,
y en un súbito arranque,
un montón de cabellos.

Ay!,... Esas lenguas de trapo,
amor mío,
nos revelan, y no saben leer,
lo único que importa:
Está escrito en sus genes.


Mar García Romero.